En directo

No se puede hablar con Quim Torra…

Radio Internacional / 17 diciembre, 2018
con Federico Quevedo

No se puede hablar con Quim Torra. No es posible reunirse e iniciar un diálogo con quién pretende incendiarlo todo. Cuidado, con esto yo no estoy diciendo que no haya que hablar. Al contrario, creo que la solución del conflicto Estado-Cataluña pasa necesariamente por el diálogo, pero ese diálogo no puede ser con Quim Torra. El presidente catalán ha dado sobradas muestras de ser un político incendiario, de pretender el cuanto peor, mejor para los intereses del independentismo. O, al menos, de esa parte del independentismo que cree que necesita violentar la calle para que incluso los no independentistas acaben aplaudiendo la independencia por agotamiento…

No es posible entenderse, ni reunirse, con quien alienta a los violentos, a la nueva kale borroka de los Comités de Defensa de la República, a quien los incita a seguir en su lucha violenta en las calles de las ciudades y en las carreteras catalanas. Ese no puede ser el marco para el diálogo y el entendimiento. No es posible reunirse con quién entiende la reunión del Consejo de Ministro en Barcelona como un signo de ocupación. No es posible abrir un diálogo con quién no está dispuesto a ceder ni un ápice en su programa de máximos, que no es otro que la independencia y la república. Es verdad que, hoy por hoy, el Govern no ha incumplido ninguna ley, y eso hace muy difícil poder recurrir a la exigencia de PP y Ciudadanos, es decir, a la aplicación del 155 de nuevo.

Pero que no se aplique el 155 no significa que el Estado deba retroceder en Cataluña. Al contrario, precisamente porque esa debe ser el último recurso, es por lo que el Gobierno no debe mostrar ningún signo de debilidad, y ese es el principal problema de Pedro Sánchez.

Reunir al Consejo de Ministros en Barcelona fue una decisión errónea.

De hecho, si algo han puesto de manifiesto las recientes elecciones andaluzas es que ese tipo de gestos se entienden más como una cesión que como un intento de distensión, y lejos de beneficiar perjudica seriamente a los intereses electorales del Partido Socialista. No son pocos los dirigentes de ese partido que en privado consideran una barbaridad la presencia del Gobierno en Cataluña el próximo 21…

Pero una vez que ya es inevitable, al menos que el Gobierno ofrezca una imagen de firmeza, y desde luego reunirse con quién respalda a los que pretenden rodear el lugar de la reunión para trasladar la imagen de un Gobierno de España acosado por el independentismo, no lo hace.

Insisto: el diálogo será necesario, pero no con estos interlocutores, y no en un momento de desafío como el que estamos viviendo. Solo cabe la firmeza, y con 84 escaños sustentados con los votos del independentismo, esa firmeza es imposible.

Foto Fuente: Ok Diario

Deja una respuesta

No te pierdas ningún programa 
Suscrí­bete y mantente informado
Todas las noticias, tus programas favoritos, propuestas, ofertas a nuestros suscriptores y mucho más 
Quiero estar informado
Te podrás desuscribir cuando desees.
close-link