En directo

China no necesita manipular la tasa de cambio del RMB

Radio Internacional / 31 julio, 2018

En respuesta a la reciente acusación unilateral de EE.UU. de que China está manipulando la tasa de cambio del renminbi (RMB), el economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), Maurice Obstfeld, declaró recientemente a los medios estadounidenses: «No tenemos evidencia de manipulación de la moneda por parte de China».

                                                                    Maurice Obstfeld, economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI)

De hecho, la teoría de “manipulación de la tasa de cambio de China» es una teoría anticuada de EE.UU., que no solo carece de base objetiva, sino que también va en contra de la dirección de la reforma china en la mercantilización de la tasa de cambio del RMB. Como ha dicho el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Geng Shuang, la tasa de cambio del RMB está determinada principalmente por la oferta y la demanda del mercado. Hay altibajos y fluctuaciones bidireccionales. China no tiene intención de estimular las exportaciones mediante la devaluación competitiva de la moneda.

Según el FMI, la «manipulación del tipo de cambio» se refiere a una intervención a largo plazo, a gran escala y unidireccional de un país en su tasa de cambio nacional, cuyo objetivo es conducir a un tipo de cambio beneficioso a su propio comercio y, por lo tanto, obtiene una ventaja injusta en el comercio.

Analistas señalan que China no tiene motivos ni necesidad de manipular el tipo de cambio para estimular su exportación. Hay tres razones principales:

La primera, que el consumo interno se ha convertido en la fuerza predominante en el crecimiento económico de China. En la primera mitad del año, el producto interno bruto (PIB) del país creció un 6,8%, del cual el 78,5% fue contribuido por el consumo, mientras que el valor de las exportaciones netas fue negativo. Esto refleja el hecho de que el crecimiento económico de China depende cada vez menos de las exportaciones. Con la mejora continua de la producción nacional y el consumo de su población, el consumo de alta gama acelerará la transformación de la economía hacia una liderada por la industria de servicios moderna y fortalecerá el papel dirigente del consumo para la economía china. Por eso, China no necesita intervenir en la tasa de cambio del RMB para estimular las exportaciones.

En segundo lugar, la expansión de la apertura formará un soporte sólido para los activos del RMB. En comparación con los mercados financieros de los países europeos y americanos, el de China tiene mayores rendimientos y un mayor potencial. Con la profundización de la apertura hacia exterior y la constante internacionalización del RMB, los activos en la moneda china disfrutan cada vez más preferencia de las instituciones extranjeras. Una prueba directa es el gran aumento en las tenencias de bonos de tesoro de China por parte de instituciones extranjeras en el pasado mes de junio. Se espera que los fondos extranjeros continúen fluyendo en el país y que los flujos de capital transfronterizos se tiendan a equilibrarse.

La tercera, no vale la pena interferir en la depreciación del RMB. Desde el comienzo de este año, China ha lanzado una serie de medidas para profundizar la apertura y ampliar las importaciones. Si en este momento interfiere en la devaluación de la moneda, inevitablemente aumentará el costo de importación, sin contar con que el crecimiento actual de las importaciones de China es mucho más rápido que el de las exportaciones. Las exportaciones crecieron un 4,9% en el primer semestre, mientras que las importaciones un 11,5%. En estas circunstancias, si se adopta como estrategia la desvalorización del RMB, indudablemente los logros no recompensarán las pérdidas.

                                                                                          China no necesita manipular la tasa de cambio del RMB

¿Entonces, cómo se analizan las recientes fluctuaciones de la tasa de cambio del RMB?

En primer lugar, el fenómeno está relacionado con la creciente aversión global al riesgo. El proteccionismo comercial de la administración Trump ha excitado la aversión global al riesgo, afectando a todo el mercado de divisas y causando fluctuaciones repetidas de las acciones estadounidenses. Mientras tanto, aumenta la incertidumbre en el mercado y va descendiendo el precio de los productos básicos. Las fluctuaciones recientes en la tasa de cambio del RMB son muestra de la aversión del mercado.

En segundo lugar, está relacionado con la fortaleza del índice del dólar estadounidense. El índice del dólar estadounidense subió un 2,45% en la primera mitad del año, pero la paridad central del RMB frente al dólar solo se redujo en 1,67% durante el mismo período, muy por debajo de la subida del índice del dólar. Por lo tanto, las fluctuaciones del RMB son una conducta espontánea de «compensación de la caída» en el mercado bajo la aversión al riesgo.

En tercer lugar, está relacionado con el aumento de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal (Fed). Desde abril, el RMB se ha depreciado en más del 8% con relación al dólar estadounidense. Durante este período, la política monetaria de EE.UU. está en el proceso de elevar las tasas de interés y reducir su balance. La Fed elevó dos veces las tasas de interés, en marzo y junio respectivamente, y ha decidido aumentar de 3 a 4 veces el alza de las tasas de interés este año. Al mismo tiempo, aplica medidas de reducción de balance correspondientes para drenar liquidez. Sin embargo, el Banco Popular de China (el Banco Central) se adhiere a una política monetaria prudente y neutral, y realiza un preajuste progresivo para administrar desde la puerta el suministro de monedas. En cierto sentido, esta ronda de fluctuaciones del tipo de cambio del RMB es un comportamiento del mercado causado por la diferenciación de las políticas monetarias entre China y EE.UU., y no hay ningún componente de intervención.

Como han señalado algunos analistas, las fluctuaciones recientes en la tasa de cambio del RMB no han excedido el rango razonable, y el RMB sigue siendo relativamente fuerte entre las monedas del mundo. Las fluctuaciones del tipo de cambio en ambos sentidos son el resultado de la acción del mercado. Dadas las circunstancias en que la economía de China funciona bien y la oferta y demanda de divisas están equilibradas, en la actualidad y por un cierto período en el futuro, el RMB es totalmente capaz de mantenerse a un nivel de tasas razonable y equilibrado. China no tiene necesidad de intervenir en la tendencia del tipo de cambio de su moneda.

Deja un comentario

No te pierdas ningún programa 
Suscrí­bete y mantente informado
Todas las noticias, tus programas favoritos, propuestas, ofertas a nuestros suscriptores y mucho más 
Quiero estar informado
Te podrás desuscribir cuando desees.
close-link