En directo
92.9 FM

Una isla de belleza sin límite

Alvaro Gómez / 24 enero, 2018
Según cuanta la leyenda de sus aguas cristalinas emergió Afrodita. Concretamente en Petra tou Romiou la mitología greco-latina sitúa el lugar exacto donde nació la diosa del amor y la belleza. Desde entonces Chipre se la conoce como la ciudad de Afrodita.

Chipre es un país situado entre Europa y Oriente Próximo. Con una superficie de 9.250 kilómetros cuadrados es la tercera isla más grande del mar Mediterráneo y una de las naciones más pequeñas del mundo.
Un viaje a esta isla del mar Mediterráneo tiene como punto de partida Nicosia. La capital de Chipre se encuentra en el centro del país. Se trata de la única ciudad dividida de Europa aunque hoy en día sea fácil cruzar de una zona a otra a través de la “Línea verde”. Es recomendable seguir el recorrido por su muralla del siglo XVI y atravesar sus antiguas puertas, como la de Famagusta construida en piedra arenisca y que aún se mantiene en pie, para pasear por sus estrechas callejuelas y viejas casas con balcones decorados con bungavillas.

Huellas grecolatinas
En la costa sureste del país se encuentra la antigua ciudad grecorromana de Kourion cuyo anfiteatro, anidado en la punta de un precipicio, revive su antigua función durante la época estival con la representación de obras de teatro y conciertos.
Mientras que Pafos, en la costa oeste de Chipre, es un pueblo marítimo declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO. Sus rocosas playas bañadas por aguas cristalinas y sus yacimientos arqueológicos hacen de este lugar un sitio único. En Petra tou Romiou se encuentra el ídilico lugar donde la mitología sitúa el nacimiento de la diosa del amor y la belleza.
Además los mosaicos de Pafos son un tesoro al aire libre como los que se encuentran en el suelo de las Casas de Dionysos, Teseo y Aion. Y descender por las subterráneas cámaras de las cercanas Tumbas de los Reyes envuelve al viajante en una atmósfera de misterio y eternidad.

Limasol
Es uno de los centros turísticos más importantes de la isla. Limasol es famosa por su dinámico y moderno ritmo de vida. Cafés rebosando de vida junto a románticos bistrós, arquitectura moderna y antiguas casas coloniales que se unen a pequeñas galerías de arte. Su ultramoderna marina completa el cuadro de lujo, con una serie de hoteles de primerísima categoría a la orilla del mar.

Gastronomía local
La cocina chipriota es rica en alimentos frescos y deliciosas especias que ofrecen lo mejor de los manjares mediterráneos. La variedad es interminable: ensaladas de jugosos tomates y queso feta aliñadas generosamente con aceite de oliva, crema de sésamo (tahini), jalumi a la brasa, setas al limón, deliciosos kebab, salchichas, verduras y hojas de parra rellenas, mousaka, guisos de cordero y mucho más.
Para el postre, los golosos tienen que probar los “glikatu kutaliú” (fruta conservada en almíbar). Y si quieres probar algo auténticamente chipriota, pide un refrescante “majalepí” con agua de rosas.

Deja un comentario