En directo
92.9 FM

Tailandia despide a su rey más venerado un año después de su muerte

Radio Internacional / 27 octubre, 2017

Tailandia despide este jueves para siempre a su monarca Bhumibol Adulyadej, fallecido hace un año, en un funeral de Estado que se prolongará durante toda la jornada.

A las 7:00 de la mañana (02:00 hora peninsular) ha comenzado una multitudinaria procesión con la urna real que ha partido desde el Gran Palacio Real hasta la pira funeraria donde será incinerado en un ritual budista. La procesión tiene una gran importancia simbólica, aunque el féretro con los restos de Bhumibol fue trasladado el miércoles hasta el monumento funerario construido en la plaza Sanam Luang, junto al Gran Palacio Real.

En el pasado, los cadáveres de la realeza tailandesa eran dispuestos en posición fetal dentro de una urna dorada, pero Bhumibol decidió que sus restos fueran depositados en un féretro. Así, la urna que debería contener sus restos mortales solo alberga una placa honorífica con el nombre y la fecha de nacimiento del monarca tailandés.

300.000 tailandeses de luto en un país paralizado

En el acto participan más de 4.100 soldados, monjes budistas y sacerdotes hindúes, observados por los miles de tailandeses, vestidos de riguroso negro que observan en silencio el paso de la urna real, a cuyo paso se arrodillan como muestra de respeto.

Más de 58.000 agentes velan por la seguridad de las casi 300.000 personas previstas durante todo el día, mientras los comercios, tiendas y bares permanecerán cerradas.

Al acto asistirán los representantes de una veintena de naciones, incluidas España, con representación de la reina Sofía, la reina Máxima de Holanda, los príncipes de Japón o el príncipe Carlos de Inglaterra.

Un dios reencarnado en monarca

Según la tradición, el monarca tailandés es la reencarnación del dios Narayana (Vishnu) y ascenderá al cielo sobre el ave Garuda en el acto de incineració, que tendrá lugar a las 22:00 hora local (17:00 hora peninsular) en un cremático eléctrico en el monumento construido para la ocasión y que representa la residencia de los dioses según la mitología budista e hindú.

El monumento funerario, que tardó unos diez meses en construirse, está formado por nueve torres principales, incluida una representación simbólica del mítico monte Meru, así como varios pabellones y unas 500 figuras que representan a deidades y animales míticos.

El rey Vajiralonkorn, hijo de Bhumibol, serán el encargado de encender el fuego alimentado por apreciada madera de sándalo.

Bhumibol, que reinó con el título de Rama IX y fue el decano de los jefe de Estado tras siete décadas en el trono, y hasta su muerte, fue el único monarca que conocieron la mayoría de los tailandeses, que lo tenían como un ser casi divino, símbolo de unidad y guía de la nación.

Deja un comentario