En directo

Si VOX quiere que se produzca el cambio político en Andalucía, desde luego no está eligiendo el mejor camino.

Radio Internacional / 9 enero, 2019
con Federico Quevedo

Si VOX quiere que se produzca el cambio político en Andalucía, desde luego no está eligiendo el mejor camino. Esta tarde los secretarios generales del Partido Popular y de Vox, Teodoro García Egea y Javier Ortega Smith, se sentaron a negociar en Madrid las condiciones en las que el partido de ultraderecha estaría dispuesto a apoyar la sesión de investidura de Juan Manuel Moreno como presidente de la Junta de Andalucía virtud del pacto de su partido con Ciudadanos.

 

Y cuál no sería la sorpresa del secretario general del PP cuando su homólogo en VOX se descuelga con un documento de 19 puntos entre los cuales, además de la ya conocida exigencia de la derogación de la Ley de Violencia de Género, los del partido de Santiago Abascal reclaman despropósitos tales como la expulsión de 52.000 inmigrantes sin papeles y el cambio del Día de Andalucía del 28 de febrero al 2 de enero coincidiendo con el aniversario de la Toma de Granada. “Una locura”. según me decía esta misma tarde un interlocutor del PP.

 

Un órdago por parte de VOX que hace pensar, seriamente, si en realidad la derecha populista está dispuesta a facilitar el cambio en Andalucía. El centro derecha tiene una oportunidad única de favorecer la alternancia en una Comunidad Autónoma en la que no ha producido nunca desde que lo es hace cuarenta años. La alternancia en el poder es un ejercicio muy sano en democracia. Y muy necesario. Y parece increíble que cuando por fin es posible dar ese paso en Andalucía, un partido como VOX, que se ha pasado la campaña convenciendo a sus votantes de que ellos serían los garantes de que ese cambio se iba a producir, ahora sean los que ponen los mayores obstáculos para conseguirlo.

 

Todo hace pensar, como me decía este interlocutor, que realmente lo que quiere VOX es ir de nuevo a elecciones en Andalucía. Bueno, es posible que crean que de ese modo van a experimentar un mayor crecimiento pero, de entrada, hacer eso es una traición a sus propios votantes y, segundo, supone un ejercicio de tal frivolidad política inexplicable en un partido que dice que viene -como todos los nuevos, por otra parte- a regenerarla.

 

Está bien saber a qué juega VOX, y está bien que lo sepan esos votantes que dejaron de confiar en otros partidos para depositar esa confianza en el partido de Santiago Abascal. No son fiables. Algunos ya lo sabíamos, pero de este modo se confirma. Son puro populismo, de derechas, pero populismo al fin y al cabo. Y no son fiables, ni recomendables, aunque sea necesario contar con ellos.

Foto Fuente: El Confidencial

Deja un comentario

No te pierdas ningún programa 
Suscrí­bete y mantente informado
Todas las noticias, tus programas favoritos, propuestas, ofertas a nuestros suscriptores y mucho más 
Quiero estar informado
Te podrás desuscribir cuando desees.
close-link