En directo

Pruebas, pruebas, y más pruebas: la siguiente generación del Opel Corsa se prepara

Radio Internacional / 29 abril, 2019
Por Enrique de Areba

  • Objetivos del plan de desarrollo: inicio de ventas en verano, primeras entregas en otoño.
  • Centro de Pruebas del Ártico, en Suecia: hombre y máquina congelados a -30°C.
  • Centro de Pruebas de Dudenhofen, en Alemania: desarrollo del chasis para lograr el mejor equilibrio entre comportamiento y confort.
  • Laboratorio de EMC de Rüsselsheim: resistencia a las ondas electromagnéticas.

La sexta generación de Corsa se está preparando para su lanzamiento en otoño. Aunque el nuevo modelo ha sido creado con la ayuda de los métodos de desarrollo virtual más modernos, más rápidos y eficientes, los ingenieros de Opel lo han llevado a los lugares habituales de pruebas, puesta a punto y validación en condiciones reales.

Desde el pasado mes de enero, los ingenieros de Opel especialistas en chasis, motorizaciones, electrónica, iluminación y otros muchos sistemas, han utilizado el largo invierno polar en la Laponia sueca para realizar intensivas pruebas a temperaturas extremadamente bajas en lagos congelados y carreteras cubiertas de nieve.

Actualmente, las unidades de preproducción están rodando en las pistas del Centro de Pruebas de Dudenhofen, mientras las pruebas de compatibilidad electromagnética se están llevando a cabo en las instalaciones de Rüsselsheim.

«Durante el desarrollo de la nueva generación de Corsa, hemos dado una importancia especial al incremento de la eficiencia», dijo Thomas Wanke, ingeniero Líder Global de Desarrollo de Prestaciones de Vehículo, que está trabajando, por cuarta vez en su carrera, en el desarrollo de una nueva generación de Corsa.

“El nuevo modelo es significativamente más ligero, lo que reduce el consumo de combustible y aumenta el factor de diversión.

Al igual que en las anteriores generaciones en las que he trabajado, el chasis que ahora estamos poniendo a punto, se desarrolló para adecuarse a todo tipo de carreteras europeas, incluyendo las autopistas alemanas sin límite de velocidad. Nuestro objetivo, claramente, es ofrecer a los clientes una perfecta ejecución del chasiscon un equilibrio óptimo entre seguridad, confort y diversión».

Los clientes pueden esperar el Corsa más eficiente y divertido de conducir de todos los tiempos. Gracias a la ingeniería de construcción de bajo peso, la nueva generación de este superventas – del que desde su lanzamiento en 1982 y durante cinco generaciones, hasta la fecha se han vendido más de 13,6 millones de unidades – es un diez por ciento más ligero que el modelo anterior.

El chasis ofrece el equilibrio típico de Opel entre deportividad y comodidad, aunque el nuevo modelo es perceptiblemente más dinámico que su predecesor. Opel también ofrecerá el Corsa por primera vez como un vehículo completamente eléctrico, desde que inicien las ventas este verano.

Pruebas invernales: altos niveles de confort y seguridad en todas las condiciones. Al igual que han venido haciendo durante décadas, los ingenieros de Opel han estado probando el Corsa de próxima generación durante varios meses en la Laponia sueca, a unos 40 kilómetros al sur del Círculo Polar Ártico.  Entre otros, los ingenieros expertos del departamento de control de chasis han estado configurando los sistemas controlados electrónicamente para la estabilidad, la tracción y el antibloqueo de frenos en superficies de bajo agarre y a temperaturas tan bajas como -30°C.  El propósito de estas pruebas extremas es que independientemente del hielo, la nieve, el aguanieve o el asfalto, y los diferentes niveles de agarre en ambos lados del automóvil, los sistemas de control siempre deben funcionar de manera fiable.  Y, al mismo tiempo, ofrecer altos niveles de seguridad, confort y dinámica de conducción, para lo que los ingenieros de Opel están recalibrando el sistema de chasis hasta en sus mínimos detalles, para que el sistema de control de estabilidad y frenado hagan que el coche sea “divertido de conducir”. En el Círculo Polar Ártico, las condiciones para llevar a cabo tal ajuste fino son más adecuadas que en cualquier otro lugar. Por lo tanto, los ingenieros dan vueltas repetidamente en la pista de handling, en el óvalo de alta velocidad y superficies especialmente preparadas, optimizando continuamente los sistemas de control. Las pruebas con automóviles fuertemente camuflados en las vías públicas de Laponia comenzaron justo después de las navidades pasadas.  Desde enero hasta marzo, el hielo en los lagos helados tenía un espesor de alrededor de un metro, por lo que los coches de prueba, los quitanieves y los camiones de aspersores de agua podrían circular sobre la superficie.  Las largas noches polares, han permitido a los ingenieros probar ampliamentela tecnología adaptativa de iluminación IntelliLux LED®, que después de ser una primicia en sus respectivos segmentos al debutar en el Astra y en el Insignia, estará disponible por primera vez en el segmento del nuevo Corsa.  El clima y el ambiente en el norte de Suecia, han hecho posible evaluar y optimizar con precisión los faros matriciales de iluminación LED, los cuales se adaptan de forma continua y automática a las situaciones del tráfico y al entorno sin provocar deslumbramientos a los demás usuarios de la vía, al simplemente «recortar» del área iluminada los vehículos que se aproximan en sentido contrario y los que circulan por delante.  Haciendo por primera vez que este sistema que minimiza el deslumbramiento y ofrece una visibilidad óptima esté disponible en un segmento tan popular como el de los coches pequeños en el que milita el Corsa, es otra demostración de la democratización de la tecnología de Opel.

Pruebas de alta velocidad: alrededor del anillo peraltado del Centro de Pruebas de Dudenhofen También durante sus pruebas de conducción nocturnas en el anillo peraltado, en el circuito de manejabilidad y en la pista de confort del Centro de Pruebas de Dudenhofen, los ingenieros de Opel tuvieron ocasión de apreciar el alto rendimiento de los nuevos faros de Corsa.  Las rectas largas se usaron para preparar a la nueva generación para conducir en autopista, donde Opel establece estándares especialmente altos para la dirección y la suspensión.

«Ponemos la mayor importancia en el control de la carrocería», dice Wanke. “Por ejemplo, cada Opel debe ofrecer una marcha firme y precisa sobre superficies onduladas a velocidades de autopista. El coche nunca debe percibirse blando. El nuevo Corsa impresiona en estesentido». La dirección asistida en función de la velocidad se ha calibrado para ofrecer una óptima precisión, un aumento progresivo de la fuerza de asistencia y una buena respuesta. Los amortiguadores están diseñados para reaccionar inmediatamente a la menor ondulación en la superficie de la carretera o cambiar de dirección.  Las unidades de preproducción utilizadas para llevar a cabo todas estas pruebas, también han logrado cumplir con altos estándares en el cambio de carril y en la estabilidad durante las frenadas.  El nuevo Corsa debe seguir siendo controlable incluso a velocidades superiores a 140 km/h; el sobre viraje en las frenadas está prohibido.  La carrocería también se prueba mientras el automóvil está siendo conducido a alta velocidad en el anillo, no se permite que ninguna parte aletee o vibre, causando ruidos molestos. Después de completar todas las pruebas para la autopista, el nuevo Corsa pasa a darse un baño para comprobar su estanqueidad en el túnel de agua, a varias profundidades, desde un mínimo de 25 cm.  Aunque el automóvil empuja una gran ola por delante de sí mismo, se comprueba que el agua no entre en el habitáculo; el motor no debe «inhalar» agua, el sistema eléctrico y todas las partes deben permanecer protegidas de la ola. La cubierta inferior del motor, en particular, aunque bajo una alta presión del agua, no debe dejar de funcionar.  Pruebas electrónicas: sin parar en el EMC de Rüsselsheim Al mismo tiempo que se lleva a cabo el desarrollo y puesta a punto de los prototipos y unidades de preproducción en las pruebas en el extremo norte de Suecia o en Dudenhofen, y en otros secretos lugares dentro y fuera de Alemania, otro tipo de pruebas se llevan a cabo en las instalaciones de bancos de pruebas y laboratorios de Rüsselsheim.  Por ejemplo, las pruebas de compatibilidad electromagnética (EMC) se realizan durante todo el desarrollo.  Aseguran que no haya propensión de los diversos sistemas electrónicos a las perturbaciones.  En el pasado, solo era necesario evitar las crepitaciones de la radio causadas por el alternador, el encendido, los limpiaparabrisas o sistemas similares. Hoy en día, la tarea es mucho más compleja: después de todo, el nuevo Opel Corsa está lleno de equipos electrónicos muy avanzados.  Estos incluyen los dispositivos de seguridad como el ESP, numerosos sistemas de asistencia como los faros matriciales LED, así como todo el sistema de información y entretenimiento. En una cámara especialmente diseñada en el laboratorio de EMC en Rüsselsheim, el equipo de Opel prueba la inmunidad de los sistemas electrónicos del automóvil contra las emisiones electromagnéticas.  Estas pruebas pueden llevarse a cabo con cables en el sistema de cableado o a través de ondas en el aire. El vehículo de prueba está expuesto a las emisiones irradiadas en una amplia gama de frecuencias. Los absorbentes especiales en las paredes “absorben” las emisiones transmitidas para que no se reflejen incontroladamente en la cámara. Los ingenieros obtienen así datos limpios y fiables.  El automóvil recibe la luz verde solo cuando todos sus sistemas han demostrado su inmunidad contra las emisiones electromagnéticas.  El nuevo Corsa ya ha pasado su prueba; los componentes electrónicos están protegidos de forma óptima contra las perturbaciones.

 

Enrique de Areba

Director Global Motor

 

Deja un comentario

No te pierdas ningún programa 
Suscrí­bete y mantente informado
Todas las noticias, tus programas favoritos, propuestas, ofertas a nuestros suscriptores y mucho más 
Quiero estar informado
Te podrás desuscribir cuando desees.
close-link