En directo

Oportunidades y desafíos de la comunidad de destino China-América Latina y el Caribe

Radio Internacional / 26 noviembre, 2018

En un marco internacional donde la indefinición y la inestabilidad de la situación internacional sigue en aumento, el presidente de China, Xi Jinping, realizará visitas de Estado a España, Argentina, Panamá y Portugal a partir del próximo 27 de noviembre y asistirá a la XIII Cumbre del Grupo de los 20 en Buenos Aires, Argentina. China, Argentina, Panamá, el Caribe y otros países de América Latina tienen en común tanto desafíos como oportunidades para el desarrollo de su comunidad de destino.

En los últimos años, dirigentes chinos han formulado varias proposiciones con el fin de construir una comunidad de destino entre China y dicha región que se distinga por la confianza mutua en la política, la cooperación, el beneficio común en la economía y el comercio, el aprendizaje recíproco de la cultura, la colaboración en los asuntos internacionales y el fomento mutuo en las relaciones bilaterales.

El presidente Xi Jinping ha visitado el continente en tres ocasiones; y en dichas visitas el Foro China-Celac se ha convertido en el medio principal de la cooperación general entre ambas partes. Hace dos años, el gobierno chino aseguró en un documento oficial lo siguiente: “el desarrollo de China depende del desarrollo común de América Latina y el Caribe y de otras naciones en vías de desarrollo”.

La cuarta gira del presidente chino por la región llevará consigo tres oportunidades para la cooperación entre ambas partes en la gobernanza internacional.

China y América Latina y el Caribe deben intensificar consultas y coordinaciones para oponerse conjuntamente a la hegemonía, el unilateralismo y el proteccionismo comercial. Las dos partes, participantes y beneficiadas del mecanismo multilateral del comercio global, deben tomar acciones en el marco de la OMC y de otros sistemas multilaterales para salvaguardar el libre comercio.

China y América Latina y el Caribe deben llevar a la práctica la iniciativa china de La Franja y la Ruta, iniciativa muy acogida entre los países latinoamericanos y caribeños. En el Foro para la Cooperación Internacional de La Franja y la Ruta, que tuvo lugar el año pasado en Beijing, los mandatarios de Argentina, Chile, así como unos 20 ministros y responsables de las organizaciones internacionales de la región coincidieron en promover la coordinación de las estrategias de desarrollo nacional de sus respectivos países con dicha iniciativa, a fin de acelerar la construcción de la infraestructura en el hemisferio sur e impulsar la cooperación Sur-Sur.

En enero del año pasado, el ministro de relaciones exteriores de China, Wang Yi, señaló, en la segunda reunión ministerial del Foro China-Celac, que “La Franja y la Ruta” se ha extendido al continente latinoamericano y que su construcción es una “llave de oro” para abrir la puerta hacia el brillante futuro de la comunidad de destino entre China y América Latina y el Caribe.

China y América Latina y el Caribe deben reforzar su cooperación en la promoción de la gobernanza global. Tanto China como la región son víctimas de los diversos problemas globales. Las dos partes deben aportar sus fuerzas conjuntas a las reformas de la gobernanza global, defendiendo el orden y el sistema internacionales con la Carta de la ONU como su núcleo, propulsando el proceso de la multipolarización, así como la democratización y la legalización de las relaciones internacionales, y, especialmente, fortaleciendo la representación y la voz de las naciones en vías de desarrollo en los diversos organismos internacionales.

Hay que tomar en consideración la alteración del “factor estadounidense” sobre la formación de la comunidad de destino China-America Latina y el Caribe, ya que Washington no tolerará desafíos en su convencional esfera de fuerza en esta región. Recientemente, la Casa Blanca convocó a sus embajadores en la República Dominicana, El Salvador y Panamá para “estudiar cómo ayudar a Centroamérica y el Caribe a fundar un régimen democrático fuerte e independiente y a desarrollar su economía”, adicionalmente consideró el establecimiento de las relaciones diplomáticos entre China y dichos países una “amenaza a la estabilidad a través del Estrecho de Taiwán”. Es evidente que Estados Unidos mantiene fuertes dudas y hostilidad por la presencia de China y América Latina.

Los lazos entre China y América Latina y el Caribe se desarrollan sobre la base del beneficio mutuo y nunca tienen un objetivo en contra de una tercera parte. Los lazos económicos y comerciales entre China y la región favorece no solo el desarrollo, sino también la estabilidad de la región. Una América Latina y el Caribe próspera también corresponde a los intereses estratégicos de Washington en el hemisferio occidental. Tanto China y América Latina y el Caribe, como Estados Unidos, deben sostener una actitud abierta y tolerante para intensificar su cooperación en desarrollar el mercado latinoamericano y caribeño, aprovechándose de sus propias ventajas, para lograr ganancias para todas las partes.

Fuente: CRI

Deja un comentario

No te pierdas ningún programa 
Suscrí­bete y mantente informado
Todas las noticias, tus programas favoritos, propuestas, ofertas a nuestros suscriptores y mucho más 
Quiero estar informado
Te podrás desuscribir cuando desees.
close-link