En directo
92.9 FM
1491239562_218932_1491239698_noticia_normal

Las verdaderas razones de la crisis diplomática con Qatar

Radio Internacional / 12 junio, 2017

Qatar se ha abierto a una negociación con Arabia Saudí una semana después del bloqueo comandado por este gigante árabe del Golfo Pérsico

Tras semana de bloqueo comercial y diplomático, según ha anunciado el Ministerio de Exteriores qatarí, Doha está al menos dispuesta a “sentarse a hablar” y escuchar las preocupaciones de los demás países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) para zanjar el conflicto. También lo ha dicho Kuwait que se ha presentado como mediador para buscar una solución a la peor crisis diplomática en la zona de los últimos años.

El pasado lunes, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Egipto anunciaron la ruptura de sus relaciones diplomáticas con Qatar. Se cerraron fronteras, se prohibió cualquier relación comercial y expulsaron a sus ciudadanos nacionales del país qatarí. A partir de ahí se unieron otros como Maldivas, el gobierno de Yemen reconocido internacionalmente, el asentado al este de Libia o Mauritania, entre otros, como Jordania o Yibuti, que decidieron reducir su representación diplomática en Qatar. El argumento que utilizaron fue acusar a este pequeño emirato de “apoyar el terrorismo”. Y no era la primera vez. En 2014 varios países del Golfo ya condenaron el supuesto apoyo de Doha a los Hermanos Musulmanes, una organización ilegalizada mayoritariamente en la región. Sin embargo, aquella vez las medidas no fueron tan duras como las actuales. Solo retiraron a sus embajadores.

Ignacio Álvarez-Ossorio, profesor de Estudios Árabes de la Universidad de Alicante y coordinador sobre Oriente Medio y Magreb en la Fundación Alternativas, ha analizado para Radio Internacional cuáles son las verdaderas razones que se esconden detrás de esta grave crisis diplomática.

La paradoja es que Arabia Saudí, el país acusador y promotor de la ruptura con Qatar, también tiene o ha tenido vínculos con el terrorismo yihadista.

Según nos cuenta Ignacio Álvarez-Ossorio, más allá del terrorismo que Arabia Saudí presenta como excusa, están los intereses económicos y geoestratégicos.

“Se trata de una lucha de poder por la hegemonía en el Golfo Pérsico” que tiene a Irán, aliado de Qatar, como principal enemigo. Qatar comparte con Irán la mayor bolsa de petróleo del mundo.

Arabia Saudí tampoco ve con buenos ojos que Qatar, un país del tamaño de Murcia con una población que no llega a los 3 millones de habitantes, el 90% son extranjeros, acumule tanto poder. Qatar será la anfitriona del Mundial de Fútbol de 2022. Patrocina al F.C. Barcelona y además es accionista principal de Iberdrola, El Corte Inglés,  el Grupo Prisa, y también tiene parte de la deuda pública española.

Otro de los puntos neurálgicos del actual conflicto es Al Jazeera, la televisión creada por el gobierno de Qatar, que ha estado en el punto de mira por su espíritu crítico, por su tratamiento de la Primavera Árabe y por haber dado voz a muchos opositores árabes. Sus emisiones y webs también han sido bloqueadas en la última semana.

Por otra parte, el bloqueo impuesto por tierra, mar y aire a Qatar ha vaciado sus tiendas y comercios, y ha dejado a la población sin apenas productos de primera necesidad.

Para aliviar el desabastecimiento, Irán –que también mantiene abierto su espacio aéreo con Qatar- envió ayer cinco aviones con unas 90 toneladas de alimentos y víveres, principalmente frutas y hortalizas.

A raíz del aislamiento económico y político de Qatar se han formado dos frentes a favor y en contra del reino qatarí, lo que podría desestabilizar aún más la región en Oriente Medio, en medio de la guerra en Siria y Yemen y el conflicto de Irak. Turquía, Irán y Rusia están con  Qatar, mientras que, por otro lado, está grupo liderado por Arabia Saudí.

Deja un comentario