En directo
92.9 FM

“A los 13 años disparé mi primer fusil”

Radio Internacional / 10 febrero, 2017

Es el mensaje que hoy nos han dejado en Radio Internacional dos niños que formaron parte de las FARC. Hoy Catalina y Manuel tienen 19 años, han rehecho sus vidas y se han reinsertado en la sociedad después de mirar cara a cara a la muerte y a la violencia. Las suyas son historias de superación, de perdón y de agradecimiento que demuestran que la paz es posible en Colombia a pesar de 52 años de conflicto armado.

Con motivo de la celebración el próximo domingo de la “Jornada Internacional contra la Utilización de los Niños Soldado”, estos dos jóvenes con historias durísimas y desgarradoras están en Madrid para presentar, el documental “Alto el fuego” que refleja la labor realizada durante 15 años por los salesianos a través de “Ciudad don Bosco”, una institución que ha conseguido reinsertar con éxito a más de 2.300 menores que participaron en el conflicto armado en Colombia. Rafael Bejarano es el director de Ciudad don Bosco en Medellín.

Catalina ingresó en las FARC a los 13 años para huir de su padrastro y de sus intentos de abuso sexual. Manuel a los 14. Con tan solo 8 años abandonó a su familia para vivir en la calle junto a su hermano, un año mayor que él.

Entre sus labores estaba preparar la comida, cargar todo tipo de cosas, hacer guardias, formarse y entrenarse militarmente.

Catalina decidió dejar las FARC después de ver morir a compañeros y resultar herida. Manuel tras perder a su hermano.

Cuando Manuel huyó de las FARC pasó 8 días solo en el monte comiendo hojas y cogollos de palma. Era analfabeto, pero en “Ciudad don Bosco” sacó Bachillerato y se formó en técnico metal mecánico. Hoy en día está trabajando y vive de alquiler. Catalina se ha graduado en Artes Gráficas.

Tanto Catalina como Manuel comparten el mismo sueño: el de una Colombia en paz.

El documental “Alto el fuego” se presentará el próximo lunes en el Palacio de las Naciones Unidas en Ginebra. Allí estarán Manuel y Catalina como auténticos embajadores de la paz.

Se cuentan entre los 8.000 y 13.000 niños que han formado parte de los grupos armados de Colombia.

Deja un comentario