En directo

Dice el refrán que de aquellos polvos vienen estos lodos…

Radio Internacional / 28 noviembre, 2018
con Federico Quevedo

Dice el refrán que de aquellos polvos vienen estos lodos. Los polvos los puso Mariano Rajoy, y los lodos los gestiona más mal que bien, Pablo Casado. Los polvos, con perdón por la expresión, tienen mucho del coitus interruptus con el que el anterior presidente del Gobierno dejó descompuesto y sin novia al independentismo catalán.

La inacción de Rajoy, su incapacidad para afrontar el desafío soberanista, su dejadez rayana en la incompetencia, permitió que el independentismo, lejos de caer rendido ante la superioridad moral del respeto a la ley y la obediencia al estado de derecho, ante el evidente gatillazo del constitucionalismo representado en la figura del Gobierno, se armara de legitimidad para mantener la presión y aumentar el desafío.

El PP paga hoy las consecuencias de aquel desaire y Pablo Casado tiene que gestionar el lodazal de un partido que ve cómo, al menos en las encuestas, le roban la cartera por la derecha con un discurso claramente ultranacionalista y en ocasiones xenófobo difícil de contrarrestar para un partido que se ha definido siempre como autonomista y abierto, con matices, a la inmigración. Casado ha endurecido su discurso, a pesar de que hay sectores en el PP que le recuerdan que para ganar las elecciones hay que hacerle guiños al centro, no a la extrema derecha.

Pero parece que el nuevo líder de los populares le tiene más miedo a lo que pierde por el extremo a manos de VOX, que lo que se deja en el camino en las filas de Ciudadanos. Seguramente porque sabe que el voto al partido de Albert Rivera puede ser recuperable en algún momento y, al menos, es fácilmente pactable -perdonen el vocablo, pero ya me

entienden: pactar con Ciudadanos no solo no está mal visto, sino que hasta el PSOE lo ha hecho- y sin embargo cualquier acuerdo con VOX se convierte en un arma de doble filo para el PP, que preferiría seguir manteniendo ese electorado rebelde dentro de sus filas.

Lo cierto es que, entre todos, unos por acción y otros por omisión, estamos consiguiendo que VOX se convierta en la noticia de estas elecciones, lo cual dice mucho de hasta qué punto está viciada la reflexión política, si resulta que unos y otros por tanto hablar del monstruo, acaban por crearlo, hacerlo crecer e, incluso, acariciarlo.

¿O es que Susana Díaz piensa que no le está haciendo un favor al partido de Abascal con tanto no sacárselo de la boca? La única que parece haber entendido que lo mejor con VOX es no hacerle caso, es Teresa Rodríguez porque los demás, y ya no me queda más remedio que incluirme, le estamos fabricando el podium.

Foto Fuente: Carlos de Mesa

Deja un comentario

No te pierdas ningún programa 
Suscrí­bete y mantente informado
Todas las noticias, tus programas favoritos, propuestas, ofertas a nuestros suscriptores y mucho más 
Quiero estar informado
Te podrás desuscribir cuando desees.
close-link