En directo
97.5 FM

China lanza una opa a EDP, compañía líder de energía en Portugal.

Radio Internacional / 16 mayo, 2018

Las empresas de origen Chino, siguen fijando su objetivo inversor en la península ibérica.

En esta ocasión la empresa EDP – Energías de Portugal (conocida anteriormente como “Electricidade de Portugal”), es una de los principales grupos eléctricos de Europa, y por supuesto el mayor de Portugal.

El grupo se convirtió en la primera compañía ibérica en tener servicios de generación y distribución significativos a ambos lados de la frontera, con una posición de control en la compañía española Hidroeléctrica del Cantábrico, pero también está presente en los sectores eléctricos de Iberoamérica (principalmente en Brasil), África y Macao, en la generación, distribución y los negocios comerciales, contando con 10 millones de clientes y 12.000 empleados en todo el mundo.

Las actividades del Grupo EDP, según informa la firma consultora estratégica, IBC & Partners,  se centran en la generación y distribución de energía eléctrica, así como en las telecomunicaciones y en el área de las tecnologías de la información. Las filiales de este grupo son:

  1. Portgás(operando como EDP Gás),
  2. HC Energía,
  3. Naturgas Energía,
  4. Energias do Brasil,
  5. EDP Distribuição,
  6. EDP Energia,
  7. EDP Renováveis,
  8. Companhia de Electricidade de Macau

 

El primer accionista del gigante eléctrico portugués, según comenta Enrique de Areba, Vicepresidente de la firma, intenta hacerse con el control total de la compañía justo cuando está en el punto de mira de los grandes grupos europeos.

La compañía China Three Gorges anunció el lanzamiento de una oferta pública de adquisición (opa) sobre EDP.

Ofrece 3,26 euros por título, con lo que valora en 11.848 millones de euros la totalidad de la compañía. Como ya tiene un 23,27% del capital, está dispuesto a abonar un máximo de 9.074 millones.

La oferta, condicionada a superar el 50% del capital y lanzada desde una sociedad con sede en Luxemburgo, conlleva una prima del 10,8% con respecto al valor medio de cotización de EDP de los últimos seis meses.

Con esta valoración, da la oportunidad a que otros grupos industriales presenten nuevas oferta de adquisición, por lo ajustado de la valoración, algo que puede estar previsto en la estrategia de Three Gorges.

El grupo chino se compromete a “preservar la identidad portuguesa de EDP, mantener la sede en Lisboa y continuar con su condición de compañía cotizada”, aseguró el presidente de China Three Gorges, Lu Chun.

Su grupo cuenta con el asesoramiento de Bank of America, Linklaters y el despacho portugués SLMC-Serra Lopes, Cortes Martins & Associados.

El Ejecutivo luso no se opone a la operación. “El Gobierno no tiene nada contra ella, ninguna reserva”, aseguró su primer ministro, Antonio Costa, a IBC & Partners, horas después de la suspensión de la cotización de EDP por parte del supervisor local del mercado, la CMVM.

 

EDP Renováveis

El grupo chino también ha opado a EDP Renováveis, que tiene sede en España. Ofrece en 7,33 euros por título, con lo que el 100% queda valorado en unos 6.385 millones. Sin embargo, EDP tiene el 82,6% de esta sociedad, de modo que tendría que desembolsar otros 1.106 millones.

En la información remitida a la CMVM, Three Gorges cita las exigencias de autorización de una quincena de autoridades, incluidas las de Portugal, Brasil, Canadá o Rumanía.

No cita ninguna española, ni siquiera para el caso de EDP Renováveis, y se limita a indicar que no es necesario el permiso ni de la autoridad portuaria de Gijón ni de la de Avilés.

 

Movimientos en el sector

Este movimiento anima aún más el baile corporativo que se está produciendo entre los grandes grupos energéticos europeos. En estos momentos, la portuguesa EDP es una de las novias más deseadas.

Isidro Fainé, presidente de Gas Natural hasta el pasado mes de febrero, intentó un acercamiento a Three Gorges para explorar una alianza o una fusión entre la compañía gasista española y el grupo portugués, que también ha estado en el punto de mira del gigante francés Engie y del italiano Enel.

Este último controla en España al grupo Endesa, que mantiene actividad en Portugal.

EDP se ha convertido en el epicentro del rediseño del mapa energético europeo no solo por el encaje operativo con otras eléctricas. También porque su accionariado es una amalgama de intereses cruzados, sobre todo en España.

El Estado chino entró en 2011  en EDP,  cuando Portugal tuvo que privatizarlo como parte del plan de rescate financiero europeo.

El segundo mayor accionista de EDP es el estadounidense Capital Group (12%), que se ha hecho fuerte en Iberdrola en los últimos meses con casi un 5%. No hay que olvidarse que en EDP también está la española Oppidum (7,19%) y la firma estadounidense BlackRock (5%).

Deja un comentario

No te pierdas ningún programa 
Suscrí­bete y mantente informado
Todas las noticias, tus programas favoritos, propuestas, ofertas a nuestros suscriptores y mucho más 
Quiero estar informado
Te podrás desuscribir cuando desees.
close-link